http://www.conafab.org/ http://www.internationalpoultryexposition.com/ http://www.infarvet.com http://www.cmp.org/ http://www.amvec.org/ http://www.aneca.org.mx/ http://www.amena.org.mx/ http://www.avicolatina.org/ http://www.una.com.mx

á

Alimentación l Especies l Enfermedades l Productos l Servicios

GATOS / enfermedades

Soluciones para ayudar a un gato agresivo

Aquel dulce gatito que tanto lo enternecía, puede haberse convertido en un animal arisco y agresivo. Pero, casi siempre, este problema tiene solución, por lo que no debería dejar de leer la siguiente nota

Fuente: http://www.enplenitud.com/nota.asp?articuloid=3685

 

gato agresivo

Cuando un gato muestra un comportamiento agresivo, es importante descubrir cuales son sus razones. Es posible que el gato esté sintiéndose en peligro, o bien protegiendo su territorio, por lo que debe estar preparado para la posibilidad de que, instintivamente, el animal lo rasguñe o lo muerda. Sin embargo, cuando el animal manifieste esté comportamiento sin ninguna razón evidente, será necesario averiguar otras cuestiones, para comenzar algún tipo de tratamiento.

Existen varias razones por las que un gato podría exhibir, repentinamente, un comportamiento agresivo. En todos los casos, será importante que su gato sea examinado por un veterinario. Una de las causas, podría ser que el animal se encuentre herido o enfermo. Tomar con las manos a un gato herido, podría causar al animal un dolor tan intenso que, instintivamente, agrediría a la persona en cuestión. Por lo tanto, visitar a un veterinario será el primer paso que usted deberá tomar, para evaluar las causas de este nuevo comportamiento.

En algunos casos, simplemente es el aburrimiento mismo la causa de su agresividad. Los gatos que viven en el interior de una casa, deben encontrar algo que les permita descargar toda la energía con la que cuentan. De no hacerlo, toda este vigor se manifestará en un comportamiento agresivo. Asegúrese de que su gato posea varios juguetes con los que pasar sus horas en diversión. Usted también debe pasar un cierto rato de tiempo jugando con el gato. Una forma de hacerlo, es mostrándole un cordón, el cual el gato intentará tomar hasta agotarse. En todos los casos, nunca utilice sus manos para jugar con su gato, ya que esto les puede dar un permiso para morder o rasguñar a la gente, exactamente lo que estamos intentando evitar.

A veces, traer a casa un nuevo amigo, es la mejor solución para todos. Los gatos son animales sociales, y aunque en un principio pueden no adaptarse a los cambios, tarde o temprano disfrutaran mucho de las nuevas compañías. Así, encontrará que los gatos utilizan la mayor parte de su energía para jugar "juegos de gatos", el uno con el otro. Esto no significa que pueda olvidarse de ellos: siempre será importante que se les preste atención, para que no se conviertan en animales ariscos con las personas.

Si no ha encontrado ningún problema de salud, y ha hecho todos los esfuerzos para entretener al gato, podría llegar a ser necesario un nuevo adiestramiento. Como punto básico, se debe incluir el reprender siempre al gato cuando éste lo muerda o rasguñe. Esto no quiere decir que deba pegarle: alcanzará con un firme "¡no!", y con un golpecito en la nariz.

Algunos dueños, animan a sus gatos a mantener este comportamiento agresivo, sin siquiera saberlo. Instintivamente, nosotros separamos nuestras mano cuando un gato nos las muerde o rasguña. Pero los animales, pueden ver a esto como un estímulo, una parte del juego. Por lo tanto, lo ideal es que tratemos de no mover mucho las manos, y digamos firmemente "¡no!" hasta que el gato lo entienda. El animal pronto aprenderá que no recibirá ninguna atención si actúa agresivamente.

Otra táctica, puede incluir la distracción de su agresividad. Algunas personas, mantienen consigo una botella de agua a mano, y le arrojan al gato un pequeño chorrito cuando estos comienza a morder o rasguñar. Otros, tienen a mano un pequeño juguete disponible, y lo lanzan para desviar la atención del gato, cuando este se pone agresivo.

Finalmente, tenga en cuenta que así como los seres humanos pueden tener desequilibrios químicos, los animales también pueden padecerlos. Si todas estas alternativas han fallado, concierte otra cita con el veterinario. Los casos extremos de agresividad, pueden necesitar a veces de ser tratados con una medicación sedante. Sin embargo, esta debe ser la última de las alternativas, y bajo ningún punto una opción tomada con ligereza. Tener un animal doméstico, es una gran responsabilidad, ya que ellos podrán hacer cosas que nos disgusten, pero ello no significa que nosotros debamos optar por el arreglo más fácil, rápido, o inmediato. Por lo tanto, siempre se deberán tomar en cuenta las primeras alternativas señaladas, antes que ésta última. Tenga en cuenta que es por el bien de su animal.


Anuncios Clasificados